BODA EN IURRETA Y GRAN HOTEL DE DURANGOFRAN + AITZIBER - JULIO 2017

¿Existen las bodas de cuento? No, no existen. Pero cuanto más imperfecta es una boda más mola. Además los novios de cuento tampoco existen, y así lo preferimos, trabajar con parejas naturales y normales.

Siempre os decimos, sobre todo a los que os curráis vuestro “GRAN DIA” que todo lo teníais que hacer para ese día ya está hecho y que lo único que debéis hacer ese día es disfrutar, disfrutar y disfrutar… Como? Pues cada uno lo hace de distinta forma, pero siempre rodeado de vuestra gente, echando risas y dejándoos llevar por lo que vaya pasando, sin encorsetar tanto el día. ¿Que algo cosa no sale como esperabáis? No pasa nada, los invitados son impredecibles y ese es el encanto de las bodas.

Hay bodas como la que os vamos a enseñar ahora, de F&A que son para nosotros un auténtico lujazo, además de un reto de superación. Cuando hacemos la cuarta boda de la misma cuadrilla ya somos como de casa…. Los invitados nos tienen calados, y eso nos hace esforzarnos todavía más para intentar ofrecerles año a año un álbum distinto, la misma mirada, la nuestra, pero con distintos enfoques, nuevas fotos. Sorprenderles.

Encima si tenemos novietes que nos ponen todo facilidades, nos preguntan como es mejor hacer esto, aquello con tiempo de adecuar las cosas, pues genial para hacer un trabajo chulo. Y encima super requeteguapetes 🙂

Os contamos un poco como fue el timing de su día:

Empezamos en casa de Fran y Aitziber para retratar los preparativos de él, que se vestía con ayuda de su hermana, la más llorona de toda la boda :-). Seguido nos fuimos al Gran Hotel de Durango donde nos esperaba Aitziber para vestirse con su madre… Nosotros muchas veces os recomendamos que os vistáis en hoteles próximos, a parte de para facilitar el día y de poder ir ambos fotógrafos a ambos preparativos, porque generalmente los hoteles suelen daros habitaciones muy especiosas y luminosas que nos dan un juego que muchas veces en casas vuestras no podemos tener.

Iglesia religiosa en San Miguel de Iurreta, fotos de invitados y un pequeño reportaje de los novios para ir todos al Gran Hotel de Durango para pasar la parte que más nos mola, la fiestaaaaaaa… Aquí en el norte somos algo tradicionales y cortados, pero después de unos vinos, champanes y algún que otro cubata empieza el despiporre en serio, y ahí estamos nosotros para pillarlo.

Los novios tenían claro que el día de la boda no querían perderse nada y que querían la creatividad de nuestras postbodas así que al volver pusimos nuestras agendas a punto y pedazo sesión de postboda que nos hicimos.

Sin más os enseñamos un pequeño resumen de su boda, y aunque os parezca largo nos ha costado cribarlo un montonazo. Esperamos que os gusten 😉